Ante el choque en el Sarmiento

Desde la Comisión Directiva del CEFyL queremos expresar nuestra solidaridad con las familias de las víctimas y los trabajadores del Ferrocarril Sarmiento, que en el día de la fecha volvieron a sufrir la desidia y la corrupción del gobierno nacional, lo que causó otro choque en el largo haber que tiene ya este ramal.

Lo sucedido el día de hoy en Castelar se enmarca en una falta total de políticas por parte del Estado para modificar las condiciones en las que viaja el pueblo y los trabajadores día tras día. También en Filo somos muchos los que viajamos en el tren Sarmiento para poder estudiar

En estos últimos diez años el gobierno no sólo ha mantenido sino que ha profundizado las políticas de vaciamiento del sistema del transporte de los años 90; mediante garantías a las ganancias empresariales, a través de subsidios y negociados con las tercerizadas y continuó con el desguace del ferrocarril, lo que finalmente condujo a la masacre de Once.

Luego de esta masacre, en la que fallecieron 52 personas, el Ministro de Interior y Transporte Florencio Randazzo anunció una “revolución ferroviaria” la cual, lejos de solucionar los problemas del transporte para los usuarios y los trabajadores, resultó en una concesión más a los empresarios amigos del gobierno como los grupos Roggio y Romero. Como si fuera poco, la semana pasada se estatizaron el Belgrano Cargas y el Tren de la Costa: la nueva composición de los directorios incluye no sólo a los perpetradores de la masacre de once sino también a quienes se encuentran vinculados con la asesinato de Mariano Ferreyra (representados en la Unión Ferroviaria). Todo esto preanunciaba una nueva masacre.

Desde hace años, los trabajadores del Sarmiento vienen denunciando la corrupción y los negociados que llevaron al desmantelamiento del transporte. De hecho, los trabajadores de los talleres (talleres que aún se encuentran en manos del grupo Cirigliano) habían alertado la falla de los frenos de la formación que terminó chocando el día 13/6.

Frente a lo sucedido, la respuesta del Gobierno Nacional no ha sido más que buscar acusar a los trabajadores y delegados ferroviarios. Esta actitud cínica intenta esconder, una más, la verdadera responsabilidad política que le cabe al Gobierno y a los empresarios.

Por todo esto desde el CEFyL exigimos al Gobierno:

-Justicia para las víctimas y familiares del choque.

-Juicio y castigo a los responsables políticos y empresariales.

 

Viernes 14/6: Jornada Nacional de Lucha por la educación púbica. Marcha de Plaza Houssay a Plaza de Mayo a las 18h.

Martes 18/6: Asamblea General del CEFyL, Hall del 3er Piso 19h.